Una catedral completamente renovada ha sido este jueves el escenario de la tradicional apertura de la Puerta Santa, el ritual que marca el inicio de cada año jubilar, que este año será doble, pues la Santa Sede ha aprobado una prórroga especial hasta 2022 debido a la situación excepcional de emergencia sanitaria que hoy está viviendo el mundo.

El acto de este 31 de diciembre ha estado presidido por el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, que ha guiado una ceremonia marcada por las restricciones de aforo y el cierre perimetral de la capital gallega, a consecuencia de la pandemia.

Más información en Agencia EFE